21 Enero 2018. Día Europeo de la Mediación.

Hemos pasado otro año y esta institución jurídica no ha fenecido, pese a la dejadez general de la sociedad. Y no ha fenecido gracias al soporte vital de las personas creyentes en esto como somos “los mediadores”.


Porque estamos ahí, sudando la gota gorda, haciendo de las nuestras para poder dar visibilidad a la MEDIACIÓN, que la sociedad la vea como algo básico para sus vidas como otro instrumento legal al alcance de los mismos, y más, teniendo la mirada en el cogote de abogados que todavía no ven con buen ojo la aparición de este M.A.R.C.

Por lo que respecta a los mediadores, estamos convencidos de que esto saldrá adelante, si o si, porque vemos que el número de mediados crece, como crece, también el de los mediadores, aunque muchos no tengan su título colgado en la pared. Y es ahí donde este año deberemos llegar. A la consolidación de colegiación o estamento organizativo, y por qué no más allá, a ser considerada una profesión con todas las de la ley.

Debemos también mirar a nuestros niños y jóvenes, la prevención sigue siendo muy importante, aunque muchos solo la usan como “postureo” para darse el “pingüi” de colegio moderno donde los chicos son formados ajenos a la verdadera actitud mediadora ante el desplante de madres y padres que son los que socializan y dirigen a estos últimos, como pollos sin cabeza.


Creo que podemos dar más, mucho más, pero cada uno a su ritmo. Se acerca el día 21 de Enero y saldremos a la calle para conmemorar el día Europeo de la mediación, saldremos a dar visualización de lo que hacemos, para que la gente vea que la MEDIACIÓN no duele cuando se acerca uno a ella.

Seguiremos creciendo y aprendiendo como cada día. Y que el mundo sepa que hay metas y planes para otro año más. ¡De momento seguimos dando cera!