Mediación Vecinal




Partimos de la premisa que todos sabemos, qué la convivencia entre vecinos no siempre es pacifica, ni fácil. 


Es muy habitual la existencia de numerosos conflictos en las comunidades de propietarios derivados de problemas de convivencia, desahucios, obras, situaciones de morosidad, reclamaciones entre vecinos, mascotas, ruidos, malos olores, impugnación de acuerdos en juntas de propietarios y esos otros conflictos que surgen por razones de vecindad. Así pues, son muchos los motivos y las consecuencias que llevan al deterioro de estas relaciones que, en muchas ocasiones, terminan destruyendo la convivencia entre el resto del vecindario.

En la situación actual donde la justicia está desbordada, esto supone un alargamiento de los contenciosos en el tiempo. Para evitar estos largos y costosos procedimientos judiciales se puede utilizar la mediación como un método alternativo de resolución de conflictos en las comunidades. Aquí, es esencial un diagnóstico del Administrador de la finca para remitirlo al profesional experto, el mediador vecinal o comunitario, que va a facilitar con su trabajo generar unas normas de convivencia adaptadas a cada comunidad.


La mediación vecinal se presenta como un proceso sencillo pero muy efectivo, voluntario y confidencial, mediante el cual las partes protagonistas a través del diálogo y la comunicación efectiva alcanzan una solución, asumiendo el control de la misma siendo responsables de sus propias decisiones y de cómo llevar adelante el acuerdo alcanzado, contado con la ayuda de un mediador profesional que actuará desde una posición neutral e imparcial.

El objetivo primordial del mediador, que interviene con el consentimiento de los participantes en el proceso de la mediación, será el de asistir a las partes implicadas para que lleguen a un acuerdo consensuado y puedan resolver el conflicto de una manera pacífica y colaborativa.






Cuáles son las ventajas que aporta la Mediación comunitaria y vecinal?  

Un buen número de conflictos se logran resolver por sí mismos, por la misma comunidad o gracias a la intervención de los administradores, pero en estos casos, hay que tener en cuenta las posibilidades de que la controversia, posiblemente resuelta, pueda volver a reaparecer con mayor dureza, dificultando el normal funcionamiento de la comunidad y provocando como única opción acudir a los tribunales o a la mediación para resolver este tipo de conflictos.


Algunas de las ventajas de la mediación vecinal o comunitaria respecto del procedimiento judicial, en la resolución de conflictos en las comunidades, aparte de las ya conocidas, como la mayor rapidez del proceso, el menor coste económico y la flexibilidad del procedimiento, pueden ser:

  • Descongestiona la carga de trabajo de los órganos judiciales.
  • Un ahorro económico frente a la vía de la instancia judicial.
  • Tiempo, ya que los problemas comunitarios se solucionan más rápidamente, sin alargarse en el tiempo.
  • Previene que el conflicto vaya a más.
  • Confidencialidad y discreción de los conflictos vecinales que se tratan.
  • El mantenimiento de las relaciones entre los vecinos, provocando un menor coste emocional y evitando un quebrantamiento de las mismas.
  • Un mayor cumplimiento de los acuerdos, ya que el hecho de no ser impuesto por un tercero, resulta un motivo suficiente para que las partes se comprometan a su cumplimiento. Suele ser una solución duradera.
  • Una mayor flexibilidad procedimental
  • Incisión de forma directa en una mejor convivencia entre las partes implicadas en el proceso, repercutiendo de esta forma, en el buen funcionamiento y la convivencia vecinal de la comunidad de propietarios en general

El mediador será el encargado de mostrar a la comunidad las ventajas de este proceso frente a otros procedimientos y los vecinos serán los que decidan voluntariamente y con pleno conocimiento proceder al inicio de la mediación, teniendo en cuenta el ahorro de costes económicos y de tiempo que supone si lo comparamos con la vía judicial.

Cuáles son los conflictos vecinales donde mejor podría encajar en la Mediación comunitaria?

Los problemas que se originan con más frecuencia en las comunidades de vecinos y donde la mediación podría encajar perfectamente serían:

  • Situaciones relacionadas con la convivencia entre vecinos, molestias, malos olores, obras y se llega incluso a situaciones de acoso.
  • Ante la situación de emergencia producida en nuestro país, tenemos problemas de alquiler, desahucios, morosidad, problemas con el propio dueño del piso.
  • También se fragmentan las relaciones por motivos como la falta del cuidado del propio espacio privado, la tenencia de mascotas en el edificio, la desatención de los espacios comunes, reclamaciones entre vecinos y el uso privado del espacio comunitario.
  • También problemas ocasionados por el desconocimiento de la normativa comunitaria o incluso por la falta de estatutos comunitarios y de normas de convivencia, en la impugnación de puntos del día en las juntas de propietarios.
  • Un dato significativo que nos muestra la eficacia de esta vía de resolución, nos indica que 8 de cada 10 casos de mediación comunitaria finalizan en un acuerdo satisfactorio para las partes.
  • En los demás casos, la mediación vecinal también puede aportar aspectos positivos como la posibilidad de alcanzar acuerdos puntuales y el refuerzo de relaciones entre los mediados, al evitar la confrontación de los vecinos, fomentándose por parte del mediador en todo momento un clima pacífico y respetuoso en el que se pueda negociar y las partes puedan exponer sus puntos de vista con total libertad.   

 

De esta forma, cuando se llega a un acuerdo de mediación entre las partes, produce una mayor satisfacción social que el obligado cumplimiento de una resolución dictada por un juez, permitiéndome recuperar los valores de convivencia perdidos y evitando posibles conflictos futuros.

El papel del administrador y la figura del mediador para resolver conflictos. 

Cuando aparecen los problemas en las comunidades de propietarios también resulta clave la intervención del administrador, debido a que en él se ha depositado una gran confianza para la gestión de los asuntos referentes al conjunto de vecinos.

Esto puede determinar la percepción de eficacia y satisfacción que los propietarios tienen acerca del trabajo de su administrador. Por ello hay que dotar a los administradores de nuevas herramientas para gestionar los conflictos de manera eficaz y económica. No tiene por qué implicarse directamente en los enfrentamientos, manteniendo su neutralidad en los conflictos de las comunidades. 

Las funciones de los administradores y de los mediadores pueden funcionar como un excelente complemento: Por una parte, los mediadores tienen experiencia en la resolución de conflictos y dominan a la perfección la forma de facilitar acuerdos entre las partes, y, por otra parte, los administradores conocen los intereses y la realidad de la comunidad y de los propietarios implicados.

Resulta conveniente que el administrador pueda participar en la sesión informativa, asesorando y aportando su experiencia en el comienzo del proceso, aportando un valor añadido a las funciones que realiza, mostrando su implicación en los conflictos entre vecinos de la comunidad y afianzando las relaciones con todos los vecinos.

Se trata de un ámbito en el que queda muchísimo por hacer en nuestro país, pero poco a poco vamos viendo Comunidades Autónomas que apuestan fuertemente por la mediación comunitaria, como es el caso de Cataluña.


A modo de conclusión y, aceptando la premisa que dijimos a la entrada de este artículo, de que el conflicto forma parte de la rutina de nuestras relaciones sociales, lo esencial es abordar los conflictos desde el principio, dándoles una rápida y fácil solución a través del dialogo, la empatía y la participación.  Y afrontarlo para mejorar como personas y evitar conflictos futuros, consiguiendo una mayor satisfacción común y fomentando la cultura del acuerdo.


Si necesitas que te ayudemos con un conflicto vecinal o tienes dudas sobre algún problema en tu comunidad, ponte en contacto con nosotros AQUÍ